CALIDAD DE VIDA

 


El objetivo de cualquier ciudadano es disfrutar de una cierta calidad de vida. Para ello hay una serie de necesidades que deben ser satisfechas. Entre ellas, hay dos esenciales: Un nivel óptimo de salud física y un nivel óptimo de autonomía personal. Y los elementos necesarios para hacer realidad la autonomía personal son: la accesibilidad, los productos de apoyo y la asistencia personal. Sin entrar en profundidad en los conceptos, diremos que si carecemos de un entorno accesible, sería necesario contar con los productos de apoyo. Y en ausencia de ambos, sería imprescindible la asistencia de otras personas aunque sólo sea para realizar tareas específicas.

Para ilustrar la afirmación anterior podríamos pensar en unas escaleras que no son accesibles, es decir que carece de las adaptaciones necesarias para poder ser utilizadas por una persona con baja visión, como podrían ser los bordes de los escalones sin señalizar en alto contraste, estar mal iluminadas y no disponer de pasamanos. Cualquier persona con resto visual se encontraría con dificultades para localizar el borde del escalón, ni podría apoyarse en el pasamanos al carecer de él para tomarlo como referencia. Estas condiciones hacen que el uso de las escaleras no fueran muy fiable y estaría con miedo de caerse. En este caso, donde se carece de un entorno accesible, utilizar una ayuda de apoyo como es el bastón permitiría a la persona del ejemplo detectar el borde de los escalones, como resultado ganaría seguridad y confianza para acceder a las escaleras. Continuando con que las escaleras no son accesibles y que además no se disponen de ningún producto de apoyo para poder usarlas de forma autónoma, entonces dependería de la asistencia de otra persona que estuviera dispuesta a ayudar. Irremediablemente se demandaría de atención personal.

Podemos afirmar que el modelo al que se aspira en la actualidad es al social o de vida independiente. Donde las causas que originan la discapacidad son las limitaciones de la sociedad, y no las diferencias individuales que causan problemas y barreras. La comunidad de personas con discapacidad ha convencido a la sociedad de que no son una clase aparte. Y unido a un marco normativo comprometido con la inclusión ha dado como resultado mejorar su calidad de vida, así como su integración en la sociedad.

Pero para ello, y siguiendo con el ejemplo de las escaleras, se precisa que disponga de las adaptaciones necesarias para poder ser utilizado por personas con cualquier tipo de discapacidad. En el caso de una persona en silla de ruedas sería una rampa con la inclinación adecuada. Así pues, siempre que no existan obstáculos construidos las personas con discapacidad podrían contribuir a la Sociedad en la misma medida que el resto de personas.

 

Autor: Matías Sánchez Caballero (España). 

Lee más artículos del autor en http://www.webmati.es/

 


CERRAMOS NUESTRO CICLO DE CHARLAS VIAJANDO POR EL MUNDO Y CON LA PRESENCIA DE PERLA MAYO

Imagen de la profesora Perla Mayo

 

Cerramos nuestro ciclo de charlas virtuales, con testimonios de personas con baja visión de distintos países y con la presencia de la profesora Perla Mayo, creadora del bastón verde.

 Será en el marco de las actividades que venimos realizando a través de nuestra página de Facebook por la conmemoración del #MesDelBastonVerde.

Durante la próxima semana, previo al día del bastón verde, el 26 de septiembre, habrá charlas todos los días. 


Cronograma de charlas 

El lunes 21, a las 20 horas, la invitada será la payamédica Patricia González, de Buenos Aires, conocida como la “Doctora Cleta”. 

El martes 22, pero a las 19, el invitado será Felipe Gutiérrez, de Málaga, España, quien es deportista y viaja por el mundo.

 En tanto, el miércoles 23, a la hora 20, los entrevistados serán Cristina Villegas y Camio Mosquera, quienes integran el grupo Soy Baja Visión Colombia. 

El jueves 24, dialogaremos con Camila Soundy, de El Salvador, quien es comunicadora social y trabaja en la sensibilización y educación acerca la baja Visión.  

Finalmente, el cierre del ciclo será el viernes 25 a las 19, con la presencia de la profesora Perla Mayo.

 

Sobre Perla Mayo

 Perla Katherine Mayo es nacida en Uruguay y reside en Argentina hace más de 30 años. Es profesora de personas con discapacidad visual. Es la creadora del bastón verde y realiza actividades de forma permanente para difundir su uso en Argentina y el mundo. 

Mayo se desempeña como Directora del Centro Mayo de Baja Visión (desde 1990), Presidente de la Asociación Latinoamericana de Baja Visión “El Derecho a Ver" (2011), Vice-Presidente de la Fundación Bastón Verde en Uruguay ( 2011), Directora de la Campaña social el Derecho a Ver Argentina (desde el año 2002), Uruguay ( 2012), Directora del Programa de Baja Visión en la FON (Fundación Oftalmológica Nacional) de Bogotá, Colombia (desde 2013).

La reconocida profesional también dirige cursos online de Baja Visión mediante el sitio www.cursosdebajavision.com (desde 2010), es Asesora del área de discapacidad Visual en el Ministerio de Educación de Buenos Aires /Argentina (2017 a la fecha ), es Directora del primer Curso online de Baja Visión de la PAAO /Pan-American Association of Ophthalmology (Iinicia Diciembre 2019).

 

Sobre el Día del Bastón Verde

 Cada 26 de septiembre se conmemora el Día del Bastón Verde para recodar la sanción de la ley 25.682 que reconoce al bastón verde no solo como elemento de orientación y movilidad para las personas con baja visión, sino también como símbolo de identificación y diferenciación de las personas ciegas.

EL DISTANCIAMIENTO SOCIAL NO ES IGUAL PARA TODOS

Muchas de las limitaciones y barreras que debemos sobrellevar diariamente quienes convivimos con una discapacidad visual se han profundizado con el aislamiento. 

La pandemia de Covid19 nos ha perjudicado a todos.  Pero sobre todo a quienes tenemos una discapacidad, porque muchas de nuestras habituales limitaciones se han acrecentado.

El virus nos obliga a todos a cumplir con una serie de cuidados cotidianos para evitar una mayor propagación de la enfermedad en nuestra comunidad. Una de esas medidas claves es el denominado “distanciamiento social”.

Ocurre que para la mayoría de las personas, es decir para aquellos que gozan de un grado de visión más o menos “normal”, ese distanciamiento no es social. En todo caso es sólo un distanciamiento físico. Para quienes sí es un verdadero distanciamiento social es para quienes convivimos con una discapacidad visual.

La expresión distanciamiento físico hace referencia a la mayor o menor lejanía entre dos o más personas, que puede medirse en metros, mientras que distanciamiento social alude al grado de aislamiento de una persona o un colectivo en el seno de su sociedad.

Por lo tanto, sería mejor utilizar la expresión “distanciamiento físico” para referirnos a esa distancia que tenemos que mantener (entre 1,5 y 2 metros) y así prevenir el contagio del Coronavirus. Distanciamiento social es otra cosa.

Distanciamiento social es no poder realizar las actividades de todos los días de forma autónoma e independiente, es que la vida se vea modificada en todos sus ámbitos por no poder salir del hogar. Y es cierto, esta situación nos afecta a todos. Pero no nos condiciona por igual.  Porque a las personas con Baja Visión, nos limita e impone barreras más profundas de las que ya tenemos que atravesar siempre.

 

No es miedo

Muchas de las personas con patologías visuales llevamos meses sin poder pisar un supermercado, un kiosco, una farmacia. ¿Miedo?. No. La principal razón es que a todos lados debemos ir con alguien, porque muchas tareas se han vuelto imposibles de realizar.

No poder ver los carteles de información, no poder tocar para percibir mejor los productos, no controlar las distancias para calcular esos necesarios 2 metros de seguridad, entre otras cosas, son factores que condicionan nuestra vida diaria.

Si bien las normativas nos permiten salir acompañados a quienes tenemos una discapacidad, el punto es que el distanciamiento es un verdadero obstáculo para nuestra movilidad y autonomía.

En una situación de “normalidad” cuando se necesita ayuda casi siempre hay alguien que se acerca para guiarnos o avisarnos ante un obstáculo o un peligro, pero con la distancia eso se vuelve mucho más complicado.

Esa complicación se agudiza cuando a la prevención, al miedo por la enfermedad se suman la falta de empatía y la ausencia de consideración de la gente, y más aún de quienes tienen responsabilidades sociales, institucionales o gubernamentales.

 

Posibles soluciones

Por todo esto, parece lógico y exigible que las medidas para prevenir el virus contemplen excepciones para quienes tenemos discapacidad visual, por ejemplo, que se nos permita tocar físicamente determinados elementos de nuestro entorno, con los cuidados de higiene correspondientes.

También sería importante que las señales en el suelo incorporen bandas en relieve para poder ser detectadas por los bastones. Que se instalen señales de gran tamaño a la altura del campo visual para que puedan ser percibidas por personas vemos muy poco.

Brindar información sobre horarios de comercios o instituciones, características de productos, salidas de trenes y colectivos, sin tener que tocar o leer ningún cartel, debería ser más que considerado por el Estado y los responsables de todas las organizaciones de la sociedad.

 

Capacitación e información

 Pero lo más necesario es que los responsables de instituciones y del Estado intervengan con medidas de información y de concientización para que las personas con baja visión podamos recibir ayuda cuando la necesitemos.

 Que se capacite a agentes de seguridad ciudadana, a agentes sanitarios, al personal de comercios y empresas. Que se les informe que en el mundo, además de las personas que pueden ver bien, existen seres humanos que vemos muy poco y otros que no ven nada. Pero que tenemos derechos y necesidades, como todos los demás.  

 Por supuesto, que este reclamo no implica un desconocimiento de las medidas y cuidados que debemos tomar para prevenir la propagación del Covid19. Somos conscientes de que debemos cuidarnos entre todos. Pero también lo somos de que no todos nos permiten cuidarnos a nosotros, a quienes tenemos que resignarnos a vivir más aislados que otros  o a perder la poca autonomía que por nuestra condición visual nos queda.

 

Luis Cecchini.

Gustavo Billarruel.


LEEMOS PARA VOS: UNA PROPUESTA PARA COMPARTIR LECTURAS



La propuesta invita a compartir lecturas en voz alta, ya sea para personas con discapacidad visual, o para todos aquellos interesados en los audiolibros.

 “Leemos para vos" es una original iniciativa, surgida en Mendoza, que Invita a toda persona que esté leyendo un libro a compartir su lectura en voz alta. Los textos recibidos son subidos a YouTube.  Todas las actividades son gestionadas por periodistas con discapacidad visual, con el apoyo de la Defensoría de las Personas con Discapacidad de Mendoza.

 "La idea nació pensando en las personas con discapacidad visual, pero luego decidimos que sea un espacio abierto para todos los que quieran disfrutar escuchando lecturas, porque la lectura nos iguala”, destacó el periodista Gustavo Arce, uno de los impulsores de la actividad, en diálogo con este blog.

 

¿Qué contenido se puede encontrar en Leemos para vos?.

 El comunicador mendocino, que es una persona ciega, precisó que en la actualidad Leemos para vos cuenta con más de 600 publicaciones compartidas, entre las cuales tenemos 14 audiolibros: “son todos textos literarios, hay textos clásicos y actuales. Lo único que no recibimos son textos de adoctrinamiento político o religioso, para poder disfrutar de la lectura en libertad”, detalló.

 

¿Cómo enviar textos?

 Para enviar textos para ser subidos al canal de Youtube Leemos para vos se deben seguir los siguientes pasos: 

1-      Elegir el texto que se desea compartir.

2-      Chequear que el texto ya no esté subido al canal.

3-      Grarbar el audio con la mayor calidad y silencio posibles.

4-      Grabar el título y el texto por separado. También grabar por separado si tiene capítulos, para que sea más amigable tanto la lectura como para la edición de los audios.

5-      Enviar a leemosparavos@gmail.com  

 

En las redes sociales

Para escuchar los audios de Leemos para vos. Ingresá al siguiente enlace: https://www.youtube.com/channel/UC0ebQeabvnI-nU8SzMxTIsw

 Podés conocer más sobre Leemos para vos, buscando con ese nombre en Facebook y en Instagram. En Twitter, lo podrán encontrar como @leemosv.

 

 


PRONTO PUBLICARÁN NUEVO LIBRO SOBRE BAJA VISIÓN

Matías Sánchez Caballero, un amigo que desde España nos brinda su apoyo, nos presenta su nuevo libro. Les dejamos la reseña escrita por el propio autor.  El libro se publicará próximamente en formato digital y luego en formato impreso.

Si sólo se retrata a personas ciegas que tienen éxito, que están llenas de vitalidad, coraje o que son especiales, se provoca una distorsión en la imagen de la discapacidad visual. Para evitar esta situación, las personas con baja visión también deben formar parte de la Historia.

Ellos buscan su espacio social enfrentándose a unas condiciones más difíciles que para cualquier otra persona. Tienen talento y todos los días superan barreras que les impide llevar una vida digna. Son individuos con una gran capacidad de lucha y que merecen el respeto de los demás.

Este libro presenta las declaraciones de un grupo heterogéneo de hombres y mujeres que dan muestra de la diversidad de patologías visuales a los que les une el hecho de ser personas con discapacidad visual sin llegar a la ceguera. El punto clave es ser consciente de no ver con claridad, es cuando el corazón es tocado y el cerebro empieza a operar de una manera radicalmente distinta para darle la vuelta.

Los voluntarios abrieron sus corazones para mostrar sus vidas sin ningún reparo. Contaban cómo era su forma de ver, el nombre de su patología o enfermedad visual, o si tuvo un accidente. Explicaban cómo se desenvolvía en su vida cotidiana con el resto de visión que les quedaba, y lo qué pediría si le concedieran un sólo deseo. Hablaron de sus alegrías, y de sus desdichas con auténticas lágrimas derramadas. Algunas de las historias han sido vividas y otras se están viviendo.

Los lectores compartirán muchos momentos, reirán con ellos y llorarán con sus amargas experiencias. Son historias con minúscula que narran una convincente realidad humana.

DESCRIPCIÓN DE LA PORTADA DEL LIBRO «VEO A MI MANERA»

La portada está cubierta por fotografías de pares de ojos humanos, formando tres columnas por once filas. De arriba abajo las filas de imágenes se van degradando hasta llegar a no distinguirse. En la parte superior hay un cuadro con el nombre del autor, «Matías Sánchez caballero», y en letras grandes el título del libro, «Veo a mi manera».